Dejar de pensar en la ansiedad

Dejar de pensar en la ansiedad

¿Por qué no puedo relajarme y dejar de pensar?

Según la difunta Susan Nolen-Hoeksema, profesora de psicología de la Universidad de Yale, rumiar implica reproducir un problema una y otra vez en la mente. Rumiamos obsesionándonos con nuestros pensamientos y pensando repetidamente en varios aspectos de una situación pasada.

Las personas propensas a estos patrones de pensamiento pueden, por ejemplo, analizar en exceso cada detalle de una relación que se rompe. A menudo se culpan a sí mismas por lo que ha sucedido y se sienten abrumadas por el arrepentimiento, con pensamientos típicos como:

Estos pensamientos agotan la energía y son angustiosos. Pueden ocurrirle a cualquiera que esté estresado. Pero cuando llegas a un punto en el que tus pensamientos y preocupaciones te impiden hacer lo que quieres, vivir tu vida al máximo, entonces debes tomar medidas.

Reuben Berger, psicoterapeuta del hospital universitario de la ciudad de Bonn, al oeste de Alemania, recomienda varias medidas prácticas que podrías emplear en tu rutina diaria cuando te sorprendas preocupándote o rumiando.

Cómo dejar de pensar en la ansiedad reddit

Imagina que mañana tienes una entrevista para un nuevo trabajo. Algunas personas pueden pensar en el tipo de preguntas que les harán para poder prepararse, o imaginar que la entrevista va bien. Para otros, la idea de una entrevista les hará dar vueltas en la cama toda la noche pensando en todos los peores escenarios posibles, por muy extravagantes que sean. Si usted es una persona que tiende a hacer esto último, es propensa a la catastrofización.

  Audiolibro la ansiedad no es un mosquito

La catastrofización es una tendencia a suponer que ocurrirá lo peor cuando se imagina una situación futura, aunque tenga pruebas de que no es el resultado más probable. Las personas a las que les gusta sentir que tienen el control (y, por tanto, no toleran la incertidumbre) son más propensas a la catastrofización. Esto se ha relacionado con la ansiedad, lo que sugiere que la catastrofización frecuente puede ser un factor de desarrollo de ciertos problemas de salud mental.

La catastrofización se debe a la creencia de que, al imaginar lo que puede salir mal, podemos protegernos mejor de los daños, tanto físicos como mentales. Sin embargo, esta tendencia sólo es útil si eres capaz de predecir correctamente lo que ocurrirá en una determinada situación y cómo te hará sentir.

Pensar en la ansiedad me produce ansiedad

Todo el mundo se preocupa de vez en cuando; de hecho, el 59% de los adultos declararon tener una sensación de preocupación diaria en 2020. Tanto si te estás preparando para una gran presentación como si estás atravesando cambios personales, es normal tener alguna que otra noche de insomnio.

Para bien o para mal, la preocupación forma parte de nuestra evolución como seres humanos. Biológicamente, nuestro sistema nervioso central suele responder al estrés y al miedo preocupándose. Cuando esto ocurre, el primer paso para dejar de preocuparse es reflexionar sobre qué es exactamente lo que provoca la ansiedad.

  De donde proviene la palabra ansiedad

Algunos sentimientos de preocupación pueden ser saludables, ya que nos empujan a encontrar soluciones a problemas reales y presentes. Sin embargo, la preocupación crónica, incluso por cosas que están fuera de nuestro control, puede afectar gravemente a nuestra salud mental. ¿La buena noticia? Existe una multitud de estrategias que nos ayudan a aprender a dejar de preocuparnos, gestionar el estrés y empezar a prosperar.

Si tiene algún pensamiento ansioso ocasional, probablemente no haya necesidad de preocuparse por su bienestar emocional o su estado mental. Sin embargo, la preocupación crónica puede ser un síntoma de algo más grave, como un trastorno de ansiedad. Este tipo de preocupación puede provocar síntomas físicos como tensión muscular, insomnio o mala higiene del sueño, dolor de estómago, dolor de espalda y ataques de pánico.

Cómo detener la ansiedad de los pensamientos negativos

Sin embargo, estos escenarios hipotéticos, si no se controlan, pueden salirse de control y causar ansiedad, preocupación o estrés.  El formato o contenido de los escenarios hipotéticos es tan numeroso como las personas que los piensan, ya que cada uno es individual para la persona y sus circunstancias particulares en ese momento.

  Ansiedad temblores en las extremidades

Los pensamientos crónicos “y si…” son un hábito que hemos aprendido, ya sea a partir de una experiencia traumática que ahora consideramos necesario repasar una y otra vez todos los posibles escenarios “y si…” en caso de que vuelva a ocurrir; o bien son el resultado de un pensamiento repetitivo que hemos adquirido el hábito de hacer.

A menudo, reconocemos que estamos atrapados en la espiral del pensamiento hipotético por nuestros sentimientos.  Podemos sentirnos enfadados, tristes, ansiosos, preocupados o estresados.  Trabaja en sintonizar con tus pensamientos de forma regular y conseguirás ver tus pensamientos y ser capaz de detenerlos desde ahí. Cuando reconozcas que estás dándole vueltas a los “y si”, detente y pregúntate (a menudo ayuda hacerlo en voz alta): ¿Cuál es el peor de los casos?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad