Sensacion de ataque de ansiedad

Sensacion de ataque de ansiedad

Causas de la ansiedad

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) agrupa los ataques de pánico en dos categorías: esperados o inesperados. Si siente que ha tenido un ataque de pánico sin motivo, es probable que haya experimentado uno que se consideraría inesperado.

Los ataques de pánico esperados suelen estar asociados a un desencadenante específico, como las multitudes, los vuelos o los exámenes, mientras que los ataques de pánico inesperados no tienen un desencadenante aparente y pueden parecer que ocurren sin motivo.

Los ataques de pánico suelen producirse como resultado de una mala interpretación de los síntomas físicos de la ansiedad. Las palpitaciones pueden confundirse con los síntomas de un ataque al corazón, la falta de aire o la sensación de desmayo pueden interpretarse como una señal de que la persona se está desmayando o muriendo, y los pensamientos acelerados pueden llevar a la persona a pensar que está perdiendo el control de su mente.

Si sufres ataques de pánico, es importante que practiques el autocuidado y te enseñes estrategias de relajación que te ayuden a controlarlos. También se recomienda buscar apoyo profesional para los ataques de pánico, ya que esto puede ayudarle a controlarlos de forma eficaz y evitar que se produzcan en el futuro.

Prueba de síntomas de ansiedad

Los ataques de pánico son periodos repentinos de miedo y malestar intensos que pueden incluir palpitaciones, sudoración, dolor en el pecho o malestar torácico, dificultad para respirar, temblores, mareos, entumecimiento, confusión o una sensación de fatalidad inminente o de pérdida de control. [7][1][2] Por lo general, los síntomas alcanzan su punto álgido a los diez minutos de su aparición y duran aproximadamente 30 minutos, pero su duración puede variar desde segundos hasta horas[3][8] Aunque pueden ser extremadamente aterradores y angustiosos, los ataques de pánico en sí no son físicamente peligrosos[6][9].

  Que significa ataque de ansiedad

Las características esenciales de los ataques de pánico permanecen inalteradas, aunque la complicada terminología del DSM-IV para describir los diferentes tipos de ataques de pánico (es decir, limitados/acompañados por la situación, predispuestos por la situación e inesperados/no acompañados) se sustituye por los términos ataques de pánico inesperados y esperados. Los ataques de pánico funcionan como un marcador y un factor pronóstico de la gravedad del diagnóstico, la evolución y la comorbilidad en toda una serie de trastornos, entre los que se incluyen los trastornos de ansiedad. Por lo tanto, los ataques de pánico pueden figurar como un especificador aplicable a todos los trastornos del DSM-5.[10]

Síntomas de un ataque de ansiedad

Es normal sentirse ansioso, nervioso o preocupado en ocasiones. Quizá te hayas sentido ansioso cuando has tenido que hablar delante de un grupo. O nervioso antes de una prueba o un examen importante. Tal vez te hayas sentido ansioso cuando no estabas seguro de que tu entorno fuera seguro. O te has preocupado cuando un ser querido estaba enfermo.

  Ataques de ansiedad frecuentes

Los sentimientos de ansiedad pueden ser incómodos, pero sirven para algo. Te advierten de que algo importante para ti está en juego. Con los sentimientos de ansiedad, puedes pensar: “Tengo que hacerlo bien aquí”. O: “Esto cuenta, prepárate”. O: “Ten cuidado”.

La ansiedad pone en marcha la respuesta de lucha o huida del cuerpo. Es una liberación normal de hormonas que te ayuda a reunir la concentración y la energía que necesitas para un reto o una posible amenaza. La respuesta de lucha o huida provoca las sensaciones físicas que pueden producirse con la ansiedad.

Por ejemplo, cuando estás ansioso, puedes sentir “mariposas” en el estómago. O puede tener las palmas de las manos sudorosas o temblorosas. Puede que notes la boca un poco seca. O que tienes la cara un poco caliente. Puede sentir que su respiración o sus latidos se aceleran. Con la ansiedad, es posible que sientas una o varias de estas cosas.

Cómo calmar un ataque de ansiedad

ResumenExperimentar ansiedad ocasionalmente es una parte normal de la vida. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad suelen tener una preocupación y un miedo intensos, excesivos y persistentes ante situaciones cotidianas. A menudo, los trastornos de ansiedad implican episodios repetidos de sentimientos repentinos de ansiedad y miedo o terror intensos que alcanzan un pico en cuestión de minutos (ataques de pánico).

Estos sentimientos de ansiedad y pánico interfieren en las actividades cotidianas, son difíciles de controlar, no guardan proporción con el peligro real y pueden durar mucho tiempo. Es posible que se eviten lugares o situaciones para evitar estas sensaciones. Los síntomas pueden comenzar durante la infancia o la adolescencia y continuar en la edad adulta.

  Ejercicios para los ataques de ansiedad

Algunos ejemplos de trastornos de ansiedad son el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social (fobia social), las fobias específicas y el trastorno de ansiedad por separación. Se puede tener más de un trastorno de ansiedad. A veces, la ansiedad es el resultado de una afección médica que necesita tratamiento.

Es posible que tus preocupaciones no desaparezcan por sí solas y que empeoren con el tiempo si no buscas ayuda. Consulte a su médico o a un profesional de la salud mental antes de que su ansiedad empeore. Es más fácil de tratar si buscas ayuda a tiempo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad