Dolor mandibular por ansiedad

Dolor mandibular por ansiedad

Mandíbula apretada

Aproximadamente 40 millones de adultos mayores de 18 años sufren ansiedad, según la Anxiety and Depression Association of America. Además, un informe afirma que unos 10 millones de estadounidenses padecen el trastorno de la articulación temporomandibular. ¿Sabías que la ansiedad y el trastorno de la ATM están a veces relacionados? La ansiedad y el estrés suelen provocar tensión muscular y dolor, incluso en las articulaciones de la mandíbula. Si estás lidiando con la ansiedad, también podrías experimentar dolor en la mandíbula similar al trastorno de la ATM. Hoy en nuestro blog, los dentistas fisiológicos en Nashville en Devine Odontología explorar las similitudes entre la ansiedad y el dolor de mandíbula.

La ansiedad y el trastorno de la ATM a menudo son un círculo vicioso. El estrés y la ansiedad no tratada podría conducir al trastorno de la ATM, y viceversa – el dolor de la ATM no tratada podría proporcionar sentimientos de ansiedad y el estrés para la persona que sufre. El trastorno de la ATM se deriva de la tensión de las articulaciones temporomandibulares. Esta articulación está situada a ambos lados de la cara, a uno o dos dedos de distancia de la oreja. Se trata de una articulación compleja por la que pasan vasos sanguíneos y nervios que conectan con los huesos maxilares superior e inferior, así como con el cráneo y la médula espinal. Cuando la articulación de la ATM se irrita e inflama, el flujo sanguíneo se restringe y el dolor puede provocar dolores de cabeza, tensión en el cuello, trismo, apretar y rechinar los dientes o incluso acúfenos (zumbidos en los oídos). Si tienes dolor en la articulación de la mandíbula, es posible que te den largas en la consulta de tu médico porque es un trastorno que a menudo pasa desapercibido para los proveedores de atención primaria. Muchas personas que padecen la ATM desarrollan un estrés y una ansiedad adicionales debido a su continua búsqueda de respuestas y a que tienen que lidiar constantemente con un dolor que no desaparece.

  Ansiedad y dolor de cabeza fuerte

Hipervigilancia

Sin embargo, si usted no está comiendo tantos filetes y sin embargo está experimentando dolor en ambos lados de la cabeza donde su mandíbula se encuentra con el cráneo, puede estar sufriendo de trastorno de la ATM. Si este es el caso, los especialistas de Choice Pain and Rehabilitation Center en el área de Maryland y Washington DC están dispuestos a ayudarle a recuperar su vida normal sin dolor.

TMJ significa articulación temporomandibular, que es el punto donde el hueso de la mandíbula se encuentra con el cráneo. Esta articulación le permite masticar, hablar, bostezar, cantar, etc. Si te duele esta zona, es posible que tengas un trastorno de la ATM. Otros síntomas de este trastorno son la sensibilidad de la mandíbula, el bloqueo de la mandíbula, los dolores de cabeza, el dolor en la cara, la dificultad para masticar e incluso un chasquido al abrir la boca.

Dado que esta articulación funciona de varias maneras (permite tanto un movimiento de bisagra como un movimiento de deslizamiento) y se utiliza constantemente, es una de las articulaciones más complejas del cuerpo. La articulación incluye un complicado sistema de músculos, ligamentos, discos y huesos, por lo que hay varias cosas que pueden ir mal, como daños en el cartílago, un disco desalineado, un traumatismo por un golpe en la cabeza y la tensión por rechinar los dientes.

  La ansiedad causa dolor de cabeza

¿Qué tipo de ansiedad tengo?

A estas alturas todos estamos sintiendo el estrés de esta pandemia que crece.    Nos hemos subido a una montaña rusa de emociones, que cambian con cada nueva oleada de casos.    Las constantes noticias sobre cierres, nuevas variantes y el impacto económico pueden hacer mella en nuestra mente y nuestro cuerpo.    ¿Lo has notado en ti o en las personas que te rodean?

Puede que hayas notado cambios emocionales en ti mismo, como cambios de humor, estallidos de ira o mala toma de decisiones.    El dolor es otra forma en que nuestro cuerpo nos dice que estamos bajo estrés.    En este blog, nos gustaría centrarnos en cómo el aumento de los niveles de estrés puede desencadenar el dolor de mandíbula o lo que se denomina disfunción de la ATM (articulación temporomandibular).      Dentistas, psicólogos (1) y nuestro propio equipo de quiroprácticos y masajistas han descubierto que el estrés y la ansiedad están relacionados con una mayor frecuencia de dolor de mandíbula.

Sabías que cuando estás ansioso o estresado, aprietas la mandíbula y tensas el cuello y los hombros.    Si lo haces de forma constante, puede producirse un dolor de mandíbula a lo largo de la cara y, posiblemente, en el oído o el cuello.    Otros signos de que puede estar reteniendo el estrés en esta zona son los chasquidos y crujidos de la mandíbula, o el dolor al comer o bostezar.    El dolor de mandíbula también puede provocar un aumento de los dolores de cabeza, o incluso migrañas (2).

Lista de síntomas de ansiedad

Tengo el privilegio de ser fisioterapeuta desde 2003. Mi interés por la rehabilitación de la mandíbula comenzó más tarde en mi carrera, cuando algunas de las personas más queridas de mi vida se quejaban de dolor en la cara y chasquidos en la mandíbula.

  La ansiedad da dolor en el corazon

El acceso a un tratamiento eficaz para los problemas de mandíbula sigue siendo relativamente escaso en el sector sanitario. Motivado por ello, dediqué muchos meses a estudiar la mecánica de la mandíbula, a partir de la cual ideé mis propios métodos de tratamiento.

El estrés puede contribuir inconscientemente a que apretemos los dientes con más frecuencia de lo habitual, lo que crea más presión en la mandíbula (o articulaciones temporomandibulares). Con el tiempo, esto puede conducir a un mal control de los músculos responsables de abrir y cerrar la boca.

Si este problema no se controla, nuestro cerebro (que controla estos músculos) puede perder su capacidad de recordar la posición y el movimiento correctos de la mandíbula. Combinado con los efectos físicos que el estrés tiene en nuestra postura, así como en los músculos del cuello y los hombros, tenemos un brebaje para la catástrofe.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad