Ansiedad social con amigos

Ansiedad social con amigos

Cómo hacer frente a la ansiedad social

Es natural sentirse a veces cohibido, nervioso o tímido delante de los demás. La mayoría de las personas superan estos momentos cuando lo necesitan. Pero para algunos, la ansiedad que acompaña a la timidez o la timidez puede ser extrema.

Cuando las personas se sienten tan cohibidas y ansiosas que les impide hablar o socializar la mayor parte del tiempo, probablemente se trate de algo más que timidez. Puede tratarse de una condición de ansiedad llamada fobia social (también llamada ansiedad social).

Las personas con fobia social suelen relacionarse fácilmente con su familia y con unos pocos amigos íntimos. Pero conocer a gente nueva, hablar en grupo o hacerlo en público puede provocar una timidez extrema.

En el caso de la fobia social, la timidez extrema, la timidez y el miedo a la vergüenza se interponen en la vida. En lugar de disfrutar de las actividades sociales, las personas con fobia social pueden temerlas y evitarlas por completo.

Al igual que otras fobias, la fobia social es una reacción de miedo a algo que no es realmente peligroso, aunque el cuerpo y la mente reaccionan como si el peligro fuera real. Esto significa que alguien siente sensaciones físicas de miedo, como la aceleración de los latidos del corazón y la respiración. Esto forma parte de la respuesta de lucha y huida del cuerpo. Están provocadas por una descarga de adrenalina y otras sustancias químicas que preparan al cuerpo para luchar o huir rápidamente.

  Escala breve de ansiedad de tyrer

Qué es la ansiedad social

Durante la pandemia, se nos animó a aislarnos, a mantenernos a dos metros de distancia, a llevar máscaras y a desinfectarnos las manos para mantenernos a salvo a nosotros mismos y a los demás. Para muchos, esto ha provocado o reforzado la ansiedad social existente. A medida que las restricciones de distanciamiento físico se reducen y las clases vuelven al campus, tenemos que reajustarnos a socializar de nuevo y esto puede no ser fácil para todos.

Los seres humanos somos criaturas de costumbres: nos gusta la rutina y la consistencia, por lo que el cambio suele ser difícil para muchas personas. La transición de vuelta a las actividades en persona y a la socialización puede ser física y emocionalmente agotadora, por lo que es importante ser amable con uno mismo mientras se adapta a la socialización de nuevo. Echa un vistazo a las Prácticas y Ejercicios Guiados de Autocompasión de la Dra. Kristin Neff para aprender cómo puedes ser más compasivo contigo mismo.

Puede sentir que necesita recuperar el tiempo perdido, pero llenar su calendario social puede resultar abrumador y empeorar la ansiedad social. Escucha lo que necesitas día a día y respeta tus límites.

Ansiedad por la amistad

Hacer amigos suele ser extremadamente difícil para las personas con trastorno de ansiedad social y, para empeorar las cosas, las personas con este trastorno tienden a asumir que las amistades que tienen no son de la mejor calidad.

“Las personas afectadas por una elevada ansiedad social suelen pensar que son mucho peores de lo que realmente son”, afirma el coautor del estudio, el doctor Thomas Rodebaugh, profesor asociado de psicología en Artes y Ciencias. “Este nuevo estudio sugiere que lo mismo ocurre en sus amistades”.

  Nervio vago y ansiedad

El estudio, publicado este mes en la revista Journal of Abnormal Psychology, concluye que las personas con trastorno de ansiedad social suelen sobrestimar lo malas que son sus relaciones con los amigos, en comparación con lo que éstos dicen.

Mucho más que una simple timidez, el trastorno de ansiedad social es una afección psiquiátrica reconocida en la que quienes luchan contra esta afección suelen vivir con miedo a conocer gente nueva, dejando pasar invitaciones sociales u oportunidades de trabajo por temor a ser rechazados, avergonzados o señalados como un fracaso.

Cómo ayudar a una persona con ansiedad social

Vivir con ansiedad social es como tener una voz en la cabeza que te dice constantemente que no eres lo suficientemente bueno, y que nadie más pensará nunca que eres lo suficientemente bueno. Te ordena entrar en pánico en medio de una conversación totalmente normal, te pone la cara roja cuando alguien te hace una pregunta y te hace cuestionar constantemente todo lo que te hace ser tú.

Navegar por situaciones sociales sencillas puede ser muy incómodo para alguien con ansiedad social, pero hacer amigos es francamente aterrador, porque implica dejar entrar a la gente, ¿y qué pasa si nos rechazan?

  Ansiedad cuando estoy tranquilo

Que tengamos ansiedad social no significa que seamos ermitaños o reclusos. No queremos estar solos; de hecho, muchos de nosotros apreciamos las conversaciones profundas y hermosas con personas en las que confiamos. Simplemente, puede ser difícil llegar a ese lugar. Nos gustaría poder saltarnos toda la charla y llegar a la parte cómoda y cálida del “amigo”.

A nuestro alrededor, las personas parecen conocerse por casualidad, se dan cuenta de que tienen mucho en común y se convierten en amigos rápidamente, ¡así de fácil! Pero para las personas con ansiedad social, encontrar a alguien en quien podamos depositar nuestra confianza puede ser mucho más complicado, como si nos pidieran bailar con dos pies izquierdos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad