Desencadenantes de la ansiedad

Significado de los desencadenantes de la ansiedad

La Dra. Vivian Sun es una psiquiatra de niños, adolescentes y adultos con sede en el área de la bahía de San Francisco. Se licenció en medicina en la Universidad de Maryland y se formó en psiquiatría en la Universidad de Pensilvania y Stanford. Está certificada en psiquiatría general y de niños/adolescentes y se especializa en el tratamiento de condiciones como el TDAH, el autismo, la ansiedad, la depresión, el trastorno bipolar y el TEPT.

Lara Vukelich es una escritora independiente en San Diego, California. Escribe contenidos creativos y textos orientados al SEO que se pueden encontrar en todas partes, desde el Huffington Post y Quiet Revolution hasta Expedia, Travelocity y MyMove, entre otros. Tiene un máster en Comunicación de Masas y Estudios de Medios.

La información contenida en este artículo tiene únicamente fines educativos e informativos y no pretende ser un consejo médico o de salud. Consulte siempre a un médico o a otro proveedor de servicios sanitarios cualificado en relación con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica u objetivos de salud.

Factores desencadenantes de la ansiedad personal

Un trastorno de ansiedad no se desarrolla ni es causado por un solo factor, sino por una combinación de cosas.  Hay otros factores que influyen, como la personalidad, las experiencias vitales difíciles y la salud física.

  Me da ansiedad gastar dinero

Algunas personas que padecen cuadros de ansiedad pueden tener una predisposición genética a la ansiedad y, en ocasiones, estos cuadros pueden ser hereditarios. Sin embargo, el hecho de que uno de los padres o un pariente cercano padezca ansiedad u otro trastorno de salud mental no significa que se vaya a desarrollar automáticamente la ansiedad.

Las investigaciones sugieren que las personas con determinados rasgos de personalidad son más propensas a padecer ansiedad. Por ejemplo, los niños que son perfeccionistas, se ponen nerviosos con facilidad, son tímidos, se inhiben, carecen de autoestima o quieren controlarlo todo, a veces desarrollan ansiedad durante la infancia, la adolescencia o cuando son adultos.

Las enfermedades físicas crónicas también pueden contribuir a los estados de ansiedad o influir en el tratamiento de la ansiedad o de la propia enfermedad física. Las enfermedades crónicas más comunes asociadas a los estados de ansiedad son

Cómo identificar los factores desencadenantes de la ansiedad

Una encuesta de 2020 publicada por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) revela que “el 62% de los estadounidenses se sienten más ansiosos que en 2019”, dice Tonya Crombie, Ph.D., autora de Deja de preocuparte por tu hijo ansioso. “Eso marca un aumento considerable con respecto a las encuestas de la APA de los [tres años anteriores], en las que el número ha oscilado entre el 32% y el 39%”.

“Si tenemos en cuenta los importantes factores de estrés provocados por una pandemia mundial, la incertidumbre económica, el malestar social y las amargas divisiones políticas, es completamente comprensible que haya tantas personas que se sientan más ansiosas que nunca”, afirma Crombie.

  Cura de sueño para la ansiedad

La aparición repentina de la ansiedad puede ser provocada por una gran cantidad de cosas -desde un acontecimiento importante, como una muerte en la familia, hasta factores de estrés cotidianos, como el trabajo o las preocupaciones presupuestarias-, pero a veces puede ser causada por nada en absoluto, o incluso por cuestiones de las que no se es consciente.

“Nuestros cerebros están diseñados para vigilar el peligro y avisarnos cuando aparecen estas señales”, dice Karin Kassab, MA, psicóloga y directora general de Clarity Counseling Center. “Aunque a veces lo parezca, la ansiedad no es tu enemigo. Es tu cerebro tratando de mantenerte a salvo. Piensa en tu ansiedad como un sistema de seguridad demasiado sensible”.

Qué desencadena los ataques de ansiedad

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG). El TAG hace que los niños se preocupen casi todos los días, y por muchas cosas. Los niños con TAG se preocupan por cosas que a la mayoría de los niños les preocupan, como los deberes, los exámenes o cometer errores.

Pero con el TAG, los niños se preocupan más, y más a menudo, por estas cosas. Los niños con TAG también se preocupan por cosas que los padres no esperan que les preocupen. Por ejemplo, pueden preocuparse por el recreo, la hora de la comida, las fiestas de cumpleaños, el juego con los amigos o el viaje en el autobús escolar. Los niños con TAG también pueden preocuparse por la guerra, el tiempo o el futuro. O por los seres queridos, la seguridad, la enfermedad o las lesiones.

  Musica para relajar ansiedad y nervios

El TAG puede dificultar la concentración de los niños en la escuela. Porque con el TAG, casi siempre hay una preocupación en la mente del niño. El TAG dificulta que los niños se relajen y se diviertan, que coman bien o que se duerman por la noche. Pueden faltar muchos días a la escuela porque la preocupación los hace sentir enfermos, temerosos o cansados.

Algunos niños con TAG se guardan sus preocupaciones para sí mismos. Otros hablan de sus preocupaciones con sus padres o profesores. Pueden preguntar una y otra vez si algo que les preocupa va a ocurrir. Pero es difícil que se sientan bien, independientemente de lo que digan sus padres.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad